En Puerto Aguirre, esta receta familiar propia de la zona. El consumo de jaibas en el litoral de la región está sustentado sobre una gran variedad de especies.

El platillo está hecho con carne de cangrejo, pan sin corteza, ajo, cebolla, leche, chiles, vino blanco, mantequilla, caldo de pescado, crema y especias como comino, orégano y pimentón en polvo.

La combinación se hornea tradicionalmente en ollas de barro, y cuando está lista, generalmente se cubre con queso rallado y se sirve con pan y una copa de vino blanco de cuerpo medio al lado.

Este plato es igual que el Chupe de Centolla, excepto que el tipo de cangrejo es diferente. La diferencia es que Chupe de Centolla presenta cangrejo real del sur, mientras que Pastel de Jaiba usa diferentes especies de cangrejos, como el cangrejo de roca mola.

El Chupe de Centolla se encuentra en toda la Patagonia, mientras que el Pastel de Jaiba se come en el extremo norte de la Patagonia y a lo largo de la costa norte de la costa del Pacífico.

La extracción de este crustáceo mayormente proviene del sur del país. Es increíble la demanda de este producto que han tenido que cultivar y es que cualquier chileno aprecia una deliciosa cena de pastel de jaiba.