El sándwich por excelencia de los chilenos es el Chacarero. Los emparedados son parte de muchas gastronomías y en Chile, el chacarero destaca. Sus ingredientes y preparación lo hacen único en su tipo.
Tiempo de lectura estimado : 1 Minuto, 34 Segundos
El sándwich por excelencia de los chilenos: Chacarero
El sándwich por excelencia de los chilenos: Chacarero

La primera historia nos lleva a un libro llamado «Historias secretas y sabrosas de las comidas y bebidas» en el cual se nos explica que el «chacarero», —o mejor dicho, la palabra en sí misma—, proviene del quechua «Chacra» que vendría siendo algo así como «granja agrícola».

Historia del emparedado

Algo que si lo pensamos detenidamente, tiene bastante sentido ya que en las granjas agrícolas de Chile se cultivan los ingredientes que se emplean normalmente en este emparedado.

Siguiendo con esta línea de ideas, en el sur del país chileno se conoce que a los granjeros que poseían terrenos y granjas también se les llamaba «chacareros».

Siendo así, como investigadores dan por sentado que el origen está hilado a estas personas.

La segunda versión nos presenta a Juan Hurtado, un chileno que se mudó a Estados Unidos en una época no descrita, y su forma de recaudar dinero en un principio fue crear un emparedado con ingredientes que también usaba en su país de origen.

Se dice que salió con un carrito a venderlos en las calles de Boston, siendo así como la receta se expandió y se convertiría en un platillo estrella.

Variantes del chacarero

El sándwich conocido como chacarero es un icono de la gastronomía urbana chilena, consumido con mayor frecuencia en las calles de Santiago de Chile.

Y es tal el cariño de los chilenos por este emparedado, que por ello cada 17 de febrero se honra este plato en las calles de la nación.

Pero su reconocimiento no se limita a Chile, sino que es avalado internacionalmente. Y si no nos crees, basta con que uses el buscador de Google para consultar lo siguiente: En el año 2014 quedó entre los trece mejores sándwiches del mundo según la revista Time. Bastante impresionante, ¿no lo crees?