La decisión que originalmente daría origen al Chumbeque es realmente fascinante. Los chilenos sienten una gran atracción por los dulces, y en la nación hay una amplia gama para elegir. Sin embargo, el claro favorito de los habitantes del país es el chumbeque, un dulce tradicional y duradero de Chile.
Tiempo de lectura estimado : 1 Minuto, 40 Segundos
La decisión que originaría el Chumbeque
La decisión que originaría el Chumbeque

El Chumbeque, un dulce tradicional chileno, ha ganado popularidad entre los habitantes del país como su favorito, destacándose entre la amplia gama de dulces disponibles en Chile. Su origen tiene una historia fascinante que lo hace único.

Algo de historia

El chumbeque fue creado por un hombre de nombre Kaupolín Koo Kau, de origen cantonés, el cual en el año 1920 tras arribar en Iquique, una ciudad de Chile, cambió su nombre a Ernesto Koo Flores.

Y se desempeñó como doctor, gracias a sus buenos conocimientos en medicina. No obstante, tristemente el lugar donde trabajaba, decayó y tuvo que cerrar.

Ante lo cual, el señor Ernesto tomó una decisión que cambiaría toda su vida: Mudarse a Pozo Almonte, Chile.

Ciudad donde conocería a su esposa, Petronila Sandoval, quien trabajaba como repostera. Ella le enseñaría el mundo de la repostería a Koo, mismo que quedó maravillado con los dulces típicos chilenos de la época, como los alfajores.

La dulzura de la vida

A tal grado que un día, Koo elaboraría unos dulces inspirados Kung, un amigo de Cantón que preparaba dulces de porotos. Siendo así, como nacería el dulce que denominaría «Kung-Queque», pero que, al pasar de boca en boca, acabaría siendo bautizado por las personas, de la forma que lo conocemos hoy día, «chumbeque».

De esa manera, Koo y su esposa empezaron un negocio familiar, el cual logró hacer algunas ventas a otras ciudades, pero, aunque no logró más allá de eso, fue pasando de generación en generación, tal como la receta que se expandió por todo Chile.

Además de muchas veces ser comparado con un turrón, a pesar de ser dulces muy distintos en realidad, cuenta con algunas versiones a nivel internacional, destacando la peruana.

En esta se emplea la misma base de harina, yemas de huevo, sal, azúcar y capas de miel; pero reemplaza la manteca con el aceite.