Se cree que la palabra chilena para frijoles (porotos) proviene del idioma del pueblo quechua de los Andes, pero los frijoles también eran una parte importante de la dieta mapuche. Los frijoles se comen popularmente en Chile como una rica sopa de verano conocida como porotos granados. En Chile, los Porotos granados siempre se elaboran con frijoles frescos (no secos).

Las variaciones de la receta han existido desde antes de la llegada de los españoles. No es demasiado sorprendente ya que la calabaza, los frijoles, el maíz y los tomates, los ingredientes básicos, se originaron en América del Sur.

El Poroto está hecho con poroto verdes sin cáscara, calabaza, cebolla y maíz dulce, sazonado con albahaca, y generalmente se come con tomates picados y ají pero, en el campo, a veces viene con un bistec encima. Porotos con riendas (literalmente, frijoles con riendas) es un estofado (sopa) de frijoles con un agregado de espagueti. Es un plato típico del área rural que es odiado (o no del gusto de) por los chilenos de las grandes urbes. Pero cierta sabiduría se muestra en el corazón de la mezcla; en las que investigaciones recientes han demostrado que es una mezcla ideal de proteínas de fácil digestión.

Esta receta es perfecta para las noches más frías, pero resiste igualmente el calor del verano. Usando verduras congeladas, puede armar este plato en minutos y tenerlo sobre la mesa en una hora. A menudo se sirven con una simple ensalada chilena de tomates, cilantro picado y cebolla en rodajas mezclada con una vinagreta.