¿Cómo se valían del Charqui?

Este método antiguo era empleado en cualquier tipo de carne, desde la de llamas, patos, caballo, hasta los venados y pescados.

 Anteriormente podías observar las tiras de carne guindando al sol, sin nada de sangre; de modo que se deshidrataran para poder ahumarla y almacenarla en potes de sal con pimientos; y es precisamente de allí que proviene su nombre, el cual significa «seco» y «flaco». Finalmente, el proceso podía durar entre 7 y 10 días, dependiendo de en qué momento se viese listo.

Este plato fue la inspiración para que surgiera el famoso guiso Valdiviano y el Charquicán, cociendo la carne con papas chauchas, manís y especias, o simplemente transformándolo en una de las mejores sopas que puedas llegar a probar, al añadirle papas, cebolla y agua hirviendo. 

¿No pierde sus propiedades al disecarla?

Muchos dudan sobre si al momento de disecarla no estaríamos extrayendo también las propiedades alimenticias e incluso, el sabor de la carne, pero la realidad es que continúa manteniendo sus nutrientes intactos, siendo una fuente de proteína, hierro y zinc ?los cuales son muy beneficiosos cuando se presenta la anemia, aparte de fortalecer el sistema inmune y ayudar a sanar al momento que se producen heridas? También contiene vitamina B12, sodio ?que ayuda a conservar la carne?, fósforo, el cual previene enfermedades y vitamina B, idónea para el cuerpo humano. Y no solo eso, sino que, al consumirla de este modo, se digiere de un modo más lento, manteniéndote saciado durante más tiempo.

Como dato curioso, la carne deshidratada suele ser un excelente snack para muchos atletas, por ser una asombrosa fuente de proteína.