Pollo arvejado

El pollo arvejado es una forma sencilla y deliciosa de cocinar el pollo, especialmente deliciosa si se sirve con una fresca ensalada chilena. ¡No puedes perderte este plato!

Plato Principal
2 horas
Hervido
4 Porciones

Combina la suavidad del pollo con el sabor de las arvejas.

Su origen se remonta a la cocina campesina del país, donde se buscaba aprovechar al máximo los ingredientes disponibles. 

¡Anímense a preparar esta deliciosa receta!

Ingredientes

1 Pollo

2 cucharas de Aceite

2 Zanahorias

2 Medianas cebollas

2 Hojas de laurel

1 pizca de Sal

1 pizca de Pimienta

1 ½ taza de Vino blanco

2 tazas de Arvejitas

1 cuchara de Harina

Preparación

Paso 1 : Lave el pollo bien en agua corriente, séquelo, y córtelo en presas. Corte cada cebolla en cuatro pedazos. Corte las zanahorias en rodelas.

Paso 2 : Calienta el aceite en una sartén grande sobre un fuego medio-alto. Ponga las presas en el sartén, y fríalas por aproximadamente 5 minutos, o hasta que estén doradas.

Paso 3 : Agregue las cebollas, pimienta, sal, laurel y zanahorias. Fría unos 5 minutos más y añada las arvejitas, champiñones y vino blanco.

Paso 4 : Cuando la cocción hierva, tape la olla, baje la llama, y deje cocer por 35 minutos. El pollo debe estar bien cocido. Cuando está cocido, el pollo no tiene un color rojo cerca del hueso.

Paso 5 : Una vez terminada la cocción del guiso, destape la olla y espolvorée la cucharada de harina. Revuelva bien y cueza por 2 minutos.

Paso 6 : Sirva este delicioso plato con arroz y ensalada chilena.