Palmeritas

Pastel de hojaldre y miel, nace en la repostería de El Quisco y El Tabo, en el litoral central de Chile, con un origen discutido entre una antigua Panadería Italiana y su contrincante Española.

Preparación: 1 hora

Porciones: 8

Cocina Chilena

Ingredientes

340 gr de harina comun
125 gr de harina para repostería (harina con nivel más bajo proteínico, harina leudante o polvo de hornear)
1 ¼ cucharadita de sal
350 gr de manteca
Jugo de limón 2 cucharaditas
Azucar cantidad necesaria
Azucar molida

Preparación

  1. Empezamos haciendo la masa de ojaldre fino.Ponemos en un bowl 340 gr de harina comun, 125 gr de harina para repostería, y 1 1/4 cdita de sal. Mezclamos esta preparación.
  2. Le añadimos 350 gr de mantequilla muy fría cortada en cubitos, y se lo vamos agregando de a poco a la mezcla de las harinas hasta convertirla en un arenado.
  3. Mientras, derretimos 100 gr de mantequilla, y ponemos en una taza 2 cdas de jugo de limón y completamos la taza con agua fría.
  4. Incorporamos la mantequilla derretida y fria , y la mezcla de jugo de limon y agua a lo anterior. Solamente uniendo, no batir.
  5. Así granulado como está, llevarlo a refrigerar 30 minutos.
  6. Lo sacamos y con el palo de amasar lo golpeamos hasta darle una forma rectangular. Lo doblamos en 3 partes, luego en 4.
  7. Llevamos a refrigerar 1/2 hora y repetimos los dobleces como en el paso anterior, en 2 ocasiones mas.
  8. Lo estiramos que quede gruesito. Lo espolvoreamos con azucar común, y aplastamos un poco el azucar con el palote sobre la masa.
  9. Enrollamos los lados hacia el centro ( sólo 2 vueltas) y dejamos un espacio entre ellos
  10. Encimamos un lado sobre el otro y cortamos tajadas gruesas
  11. La acomodamos sobre una placa fría, y muy importante: apretamos con el dedo el centro de cada palmera.
  12. Cocinamos en horno a 200º y cuando hayan tomado color apenas dorado, espolvoreamos con mas azucar molida y dejamos unos minutos mas hasta que tome el color final.

Notas : La disputa sólo dio mejores resultados y se lo comenzó a llevar de la costa hacía Santiago, como un recuerdo del verano y los balnearios concurridos, donde además de las palmeritas, se vendían churros rellenos y cuchuflís.

Compartir esta receta en:

Algunas noticias relacionadas con Palmeritas